pluma-150x150En nuestra primera declaración de principios afirmamos que La Fogata Editorial “nace para difundir obras que nos gusta leer y que las grandes cadenas editoriales no publican; nos proponemos animar reflexiones y emociones del buen vivir, agitar espíritus y alumbrar búsquedas”.

En casi tres años de existencia, estamos satisfechos y satisfechas: creemos que nuestro catálogo da fe de aquella primera intención.

Hay mucho por hacer, decenas de temas por abordar, tantos trabajos que nos gustaría ver editados.

Nos resulta muy grato que nos acerquen ideas, que nos muestren proyectos, nos consulten posibilidades. Lo primero que tenemos para decirles es: ¡adelante! Si quieren editar, ver publicadas sus ideas, lograr que tome forma el libro con el que están soñando, no se detengan, es posible.

De nuestra parte, creemos que podemos ayudar. Podemos intercambiar ideas, asesorar, contar nuestra experiencia. Como parte de esas primeras conversaciones, solemos relatar la historia de nuestro proyecto, que tiene múltiples aristas y posibilidades pero que, puestos a sintetizar, hay un concepto que explica nuestra esencia en gran medida: autogestión.

Para resolver cada etapa del proceso de trabajo, incluso las necesidades económicas, apelamos a una dinámica colectiva. Para decidir invertir en la confección de un libro, debemos poner a prueba la proyección de distribución y ventas que permita recuperar la inversión y alimentar el fondo editorial. Nuestro emprendimiento no recibe dinero de ninguna institución ni es parte de ninguna estructura que le facilite su solvencia económica, por lo tanto, cada edición es un desafío.

Por eso, a quienes tienen sus cuentos reunidos, terminaron su tesis universitaria, escriben poesía, han trabajado un tema toda su vida y les gustaría editar, les decimos que nos consulten: con gusto nos dispondremos a conversar.

A la vez, sugerimos que piensen, también, el problema económico: ¿cómo creen que resultaría viable la edición del libro que tienen en mente? ¿Cómo, dónde y cuántos ejemplares estiman que se venderían? ¿Quién más podría colaborar con la inversión necesaria (instituciones, co-editores, los mismos autores)?

Hay proyectos académicos, investigaciones, libros educativos, cuya edición no debería depender del rendimiento económico o las reglas del “mercado”. Para esas ediciones suele haber Fondos universitarios, fundaciones, corporaciones o incluso entes públicos que cuentan con programas de financiamiento. Nuestra editorial, en esos casos, bien puede asociarse a algún programa de financiamiento que nos permita compartir el desafío económico del libro a publicar.

Si quieren editar y han llegado hasta aquí, pueden escribirnos:

En el cuerpo del mensaje les sugerimos que nos envíen:

  • Un resumen o abstract del libro a editar (un párrafo)
  • Título propuesto
  • Extensión estimada
  • Posibilidades de conseguir colaboración para resolver el requisito económico de la edición

De nuestra parte, nos comprometemos a responderles con el mayor agrado, interés y responsabilidad. Nos da placer hacer libros, qué mejor que poder hacerlos con ustedes.

Equipo de La Fogata Editorial

Julio de 2018